HISTORIA DE SIMANCAS

ORÍGENES
Frontera entre los moros y los visigodos, Simancas fue escenario de numerosas batallas y resulto arrasada por uno u otro bando en cuantiosas ocasiones, hasta que en 1085 Alfonso VI conquistase Toledo y Simancas dejase de ser el punto fronterizo de la guerra.
En 1255 Simancas fue emplazada dentro de la Nueva Capital, Valladolid, no sin gran oposición de ambos pueblos, y un posterior largo pleito que se resolvería en 1558.
Numerosas veces visitada por su rey (Fernando IV, Juan II, Felipe II, …), Simancas recibió el favor de sus monarcas por su fidelidad a la corona. En numerosas ocasiones demostró Simancas su fidelidad a su monarca, como por ejemplo durante el reinado de Enrique IV, cuando, liderados por Juan Fernández Galindo, fueron expulsados los partidarios de Don Alfonso.

EL CASTILLO
La construcción de su castillo data del siglo XV. Pese a estar situada en un valle, vulnerable a la artillería desde los cerros de occidente, hemos de tener en cuenta que en fechas de su construcción, no era común el uso de este tipo de armas. Construida por los Enriquez, Almirantes de Castilla, fue cedida a los Reyes Católicos, quienes allí pusieron al comendador Ribera. Carlos V fue quien hizo de este castillo el Archivo Histórico, acumulando allí todo tipo de manuscritos diseminados por Valladolid, Segovia, Samalanca y numerosos otros sitios. Felipe II y sus sucesores, e incluso los reyes Borbones posteriores a la dinastía de los Austria no cesaron de reformar este castillo, ampliándolo y mejorándolo.
En la actualidad, el Archivo Histórico es un monumento reconocido, y cuyo acceso está completamente restringido, a excepción de una pequeña cantidad de ilustres historiadores.


IGLESIA EL SALVADOR

La iglesia parroquial de El Salvador inició su construcción en los albores del siglo XVI, aunque la torre románica del XII testimonia la existencia de un edificio anterior. El interior del templo se estructura en forma de tres naves salón, cubiertas en todos sus tramos con bóvedas de crucería estrellada. Conserva importantes retablos, tallas, pinturas y una colección de orfebrería litúrgica de plata, en su mayor parte fechados entre los siglos XVI y XVIII. Una de las joyas de la iglesia es el relieve de La Piedad, de Francisco de la Maza, considerada entre las mejores obras de este discípulo de Juan de Juni.

EL PUENTE MEDIEVAL
El puente medieval, todavía evidencia síntomas del despiece en sus mamposterías, característica románica, en alguno de sus diecisiete arcos donde confluyen las vías pecuarias en sus tres órdenes, calzada, cordel y vereda, constituyéndose como antesala del rollo jurisdiccional y de los lienzos y cubos de la antigua muralla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s